Covarrubias – Burgos – Suances

Salimos un jueves después de comer y decidimos hacer la primera noche en Covarrubias, un pueblo que se encuentra a unos 40 km al sur de Burgos. Allí llegamos ya de noche, pasadas las 21h. Al pasar por debajo el Archivo del adelantamiento de Castilla, que hoy ejerce como puerta al casco antiguo, nos quedamos absolutamente boquiabiertos de lo bonito que es este pueblo.

mapa
Itinerario

La dueña del Hotel Rural Princesa Kristina, a muy pocos metros de la plaza principal, nos recibe muy atentamente y nos recomienda un buen sitio para cenar. En el Restaurante Casa Galín cenamos unas estupendas costillas de cordero y una costilla de cerdo y más tarde decidimos dar un paseo nocturno por Covarrubias. Disfrutamos cada paso que dImos y nos maravillamos de esa fascinante y curiosa forma de sus casas, tanto que, aunque no lo teníamos programado en nuestro itinerario, decidimos dedicar la mañana siguiente a explorar de nuevo el pueblo con más detalle.

DÍA 1

Después de una noche calurosa (por lo visto los hoteles de la zona no suelen disponer de aire acondicionado teniendo en cuenta que pasan muy pocos días de calor al año…), desayunamos y nos disponemos a pasear por uno de los pueblos más bonitos que podemos recordar.

burgos3
Arquitectura popular castellana de Covarrubias
burgos19
Calles de Covarrubias

Covarrubias es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura popular castellana y declarado Conjunto Histórico-Artístico Nacional en 1965. El origen de esta antigua villa es medieval. En el siglo X, el primer conde independiente de Castilla, Fernán González, convirtió a Covarrubias en capital del primer Infantado de Castilla y de uno de los señoríos monásticos más importantes.

Lo mejor que se puede hacer en este pueblo es pasear tranquilamente, sin prisas, y perderse entre sus calles. Nosotros visitamos primero la Iglesia de Santo Tomás, del siglo XV, la cual conserva su estupenda escalera plateresca.

burgos2
Iglesia de Santo Tomás
burgos1
Plaza de la Iglesia de Santo Tomás

Más tarde nos dirigimos a sus murallas, que conservan restos del siglo X hasta el XIII, y que bordean el río mediante un camino precioso. El Divino Vallés, médico renacentista natural de Covarrubias, famoso por ser el médico de Cámara del rey Felipe II, mandó derribar una gran parte de esta muralla en el siglo XVI para airear la villa y combatir la peste que asolaba la región.

 

Llegamos a uno de los monumentos más importantes del pueblo, la Colegiata de San Cosme y San Damián, templo del siglo XV con magníficos altares barrocos.

burgos7
Colegiata de San Cosme y San Damián
burgos8
Fachada de la Colegiata

En su interior se encuentra el sarcófago donde descansan los restos de uno de los personajes más populares de Covarrubias, la Princesa Kristina. Ya nos había extrañado que en el nombre del hotel figurara la palabra “Kristina” con K, y es que esta princesa llegó a España desde Tönsberg (Noruega) para contraer matrimonio con el infante don Felipe, hermano de Alfonso X el Sabio.

burgos6
Puerta de entrada a la Colegiata

Por lo visto la pobre no pudo disfrutar mucho de su vida en Sevilla, pues murió cuatro años más tarde del casorio y fue enterrada en el claustro de la colegiata de Covarrubias, de la que había sido abad su esposo. Fue una lástima no poder visitar el claustro y su tumba, pues se encontraba cerrado aquella mañana, una auténtica pena.

burgos14
Interior del templo

Lo que sí pudimos ver fue la estatua de la princesa, erigida justo enfrente de la colegiata.

 

Lo cierto es que ambas, tanto la Colegiata como la estatua, se encuentran en un pequeño y precioso parque donde nos llamaron poderosamente la atención sus pajareras en forma de casas populares. Una auténtica maravilla.

 

A unos pocos metros se encuentra la Casa de Doña Sancha, uno de los máximos exponentes de la arquitectura tradicional de la villa. Data del siglo XV, su fachada de adobe y clásico entramado de madera es sencillamente impresionante.

burgos21
Casa de Doña Sancha

Desde allí hasta el Torreón de Fernán González, una torre defensiva del siglo X. Cuenta la leyenda que la Infanta Doña Urraca fue encerrada aquí por su padre como castigo por sus amoríos con un pastor. Vimos que este monumento abría muy tarde aquella mañana, por lo que decidimos marcharnos en vez de esperar y perder un tiempo precioso que queríamos dedicar a Burgos.

burgos15
Plaza del Torreón de Fernán González, a la izquierda
burgos16
Alrededores
burgos12
Alrededores

Todo el casco histórico es fácilmente accesible a pie, todo está muy cerca de todo. Desde allí regresamos de nuevo a la Plaza Mayor, donde se encuentra el Palacio de Fernán González (actual Ayuntamiento).

burgos18
Plaza Mayor
burgos17
Detalle de la plaza
burgos23
Palacio de Fernán González

Por último llegamos hasta el Archivo del Adelantamiento de Castilla para contemplarlo con mayor detenimiento. Fue construido en 1575 en honor al Doctor Vallés, de estilo herreriano con decoración renacentista. Hoy en día es sede de la oficina de turismo del pueblo.

 

Altamente satisfechos por haber visitado esta maravilla de pueblo regresamos al hotel, cogemos las maletas y nos dirigimos al coche para tomar rumbo a la ciudad de Burgos, a la cual llegamos en unos 35 minutos.

mapa2
Itinerario

Burgos es una ciudad excepcional, con un extraordinario patrimonio cultural, lo cual dificultó enormemente la tarea de decidirse por aquellas cosas que nos apetecía ver. Como solamente íbamos a estar ese día, nos decantamos por tres lugares de obligada visita: la Catedral, el Monasterio de las Huelgas y la Cartuja de Miraflores. Rafa también estaba muy interesado en conocer el yacimiento de Atapuerca y el Museo de la Evolución, pero estos quedarán pendientes para una visita futura.

Comenzamos yendo al monumento que se encuentra algo más alejado del centro, el Monasterio de las Huelgas (entrada: 6€ por persona).

burgos27
Zona exterior del Monasterio de las Huelgas
burgos26
Zona exterior del Monasterio de las Huelgas

Desde aquí recomendamos enormemente la visita guiada ya que gracias a nuestro guía, un hombre apasionado por su trabajo, pudimos conocer la interesante historia de este monasterio cisterciense femenino. Lo más impactante, y por lo que resulta un caso único en toda Europa, es el enorme poder que llegó a atesorar su abadesa, no olvidemos, una mujer en pleno siglo XIII, hasta tal punto que solo debía responder ante el Papa de Roma, ni siquiera ante el rey de Castilla. Un caso absolutamente inaudito para la época.

burgos28
Monasterio de las Huelgas

Las Huelgas constituye además el Panteón Real de los monarcas fundadores y de sus inmediatos descendientes durante el siglo XIII. El guía, muy ameno y gracioso en sus explicaciones, relataba algunos de los “culebrones” que habían sido las vidas de aquellos personajes de manera que sabía crear un gran interés del cual habríamos carecido seguramente si hubiéramos visitado el lugar por libre.

burgos29
Claustro

El punto álgido de la visita se encuentra al final, cuando entras en la sala de los textiles. Y es que en el interior de los sepulcros que albergaban los restos de aquellos personajes ilustres, descubrieron que también se hallaban sus preciosos trajes medievales prácticamente intactos, algo increíble. Hoy en día, después de haber sido meticulosamente estudiados, se exhiben en una instalación museística especial.

burgos30
Monasterio de las Huelgas

Al salir comemos en uno de los restaurantes que se encuentran justo enfrente y volvemos a coger el coche para dirigirnos al centro y visitar el Arco de Santa María, una de las antiguas puertas medievales de la ciudad.

burgos31
Arco de Santa María

Una vez traspasado éste, ante nosotros se yergue poderosa la espléndida Catedral de Burgos (entrada: 7€), una de las obras cumbres del gótico español y cronológicamente la primera representación de la arquitectura gótica clásica en la corona de Castilla y en toda España.

burgos33
Catedral de Burgos

En la catedral gótica de Burgos se perciben dos fases claramente identificables: la que correspondería al estilo gótico clásico (siglos XIII y XIV), que desarrollaron los primeros maestros, y una segunda de estilo gótico flamígero (siglos XV y XVI), el cual embellecerá aún más el templo, especialmente el exterior del mismo.

burgos40
Catedral de Burgos, desde el claustro
burgos38
Retablo del altar principal

El interior de la catedral es majestuoso, como también son majestuosas las numerosas obras de arte que se fueron acumulando a lo largo de los siglos: retablos, pinturas, orfebrería, sepulcros monumentalizados,…

burgos34
Altar
burgos35
Detalle del altar
burgos36
Detalle del ábside

A propósito de los sepulcros, el más impresionante se encuentra en la Capilla de los Condestables de Castilla, una bellísima cámara funeraria de estilo flamígero.

burgos37
Capilla de los Condestables

También hay que destacar la fabulosa Escalera Dorada, obra del escultor Diego de Siloé, que comunica el interior con la Portada de la Coronería, por donde llegaban los peregrinos del Camino de Santiago.

burgos41
Escalera Dorada

En la parte central se encuentra la tumba de uno de nuestros héroes nacionales más aclamados, la de Rodrigo Díaz de Vivar (o como se le conoce popularmente, El Cid) y su esposa Jimena.

burgos39
Tumba de El Cid

Después de una larga visita, salimos al exterior y bordeamos el perímetro de la catedral, descubriendo nuevas sorpresas y secretos. En ese momento fue justo cuando comenzó a llover ligeramente…

 

No podíamos regresar al coche sin dar una vuelta por la ciudad, y eso fue lo que hicimos a pesar de la fina lluvia. Llegamos hasta la Plaza Mayor y después por el Paseo Espolón hasta la Estatua ecuestre de El Cid Campeador.

burgos44
Plaza Mayor
burgos46
Paseo Espolón
burgos45
Estatua de El Cid Campeador

Como ya dijimos, queda pendiente en el futuro una visita mucho más extensa y pormenorizada.

burgos47
Río Arlanzón en su paso por Burgos

El último monumento importante que pudimos visitar fue la Cartuja de Miraflores (entrada gratuita), antiguo monasterio de monjes cartujos finalizado en época de Isabel la Católica. Se encuentra a las afueras de la ciudad.

burgos48
Cartuja de Miraflores

El interior guarda, entre todo su rico repertorio, tres excepcionales obras: las vidrieras, traídas de Flandes en 1484, el retablo, obra de Gil de Siloé, y el extraordinario (no encontramos otro adjetivo que lo pueda definir mejor…) sepulcro de Juan II e Isabel de Portugal, padres de Isabel la Católica, con forma de estrella de ocho puntos, también obra del genial escultor castellano. Merece la pena ir hasta allí solamente por admirar esta obra maestra de la escultura.

burgos49
Retablo de Gil de Siloé
burgos50
Sepulcro

Eran alrededor de las 17h y era la hora de dejar Burgos para dirigirnos a nuestro gran destino de aquella escapada, Cantabria. Recorrimos el trayecto hasta la Posada La Cotía en aproximadamente dos horas, y allí nos estaba esperando José, el perfecto anfitrión de una casa deliciosamente bien decorada y atendida.

 

 

Después de instalamos en nuestra habitación, una auténtica cucada, estábamos decididos a aprovechar lo que quedaba del día así que fuimos de nuevo al encuentro de José a preguntarle qué nos aconsejaba para última hora de la tarde y él no vaciló ni un minuto: sin duda debíamos ir a contemplar el atardecer desde las playas de Suances. Sin duda una experiencia que no olvidaremos en muchísimo tiempo…

Suances quedaba muy cerca del hotel, a unos 15 minutos, pero nos costó bastante encontrar la zona que él nos había indicado. Después de dar un par de vueltas por la ciudad, terminamos aparcando el coche en un lugar que creíamos cerca, aunque no estábamos del todo seguros. De pronto, a Rafa le dio por subir unas escaleras después de decirle a Inma que esperara. Una vez arriba, contempló lo que había y le dijo a Inma: “creo sinceramente que deberías subir…”. Lo que había visto, era esto:

cantabria2
Playa de los Locos

Entonces no lo sabíamos, pero estábamos admirando la Playa de los Locos. Qué apropiado…

cantabria1
Mirador

En aquel momento creímos tener un déja vu, pues la panorámica que se abría ante nosotros se parecía mucho a los acantilados escoceses, y no iba a ser la única vez en este viaje que tuvimos la misma sensación.

cantabria5
Playa de los Locos

Decidimos llegar hasta el final del camino, en Punta del Torco, allá donde parece terminar el mundo, allá donde el faro de Suances no consigue gobernar en todo su reino, pues los humanos, que pasean a sus anchas, se lo han robado.

cantabria4
Punta del Torco

Y entonces allí, ya definitivamente, se nos cayó el alma a los pies. Un síndrome de Stendhal en toda regla… La gente se arremolinaba entorno a aquellos precipicios esperando a que el sol se sumergiera en el mar. Precioso, creednos.

DSC_0332

DSC_0361

DSC_0363

Juntos esperamos a que muriese el atardecer y volvimos a la posada, no sin antes hacer una parada para cenar. El primer día de nuestra escapada había sido fabuloso, ¿qué nos depararían los demás? ¡Estamos deseando que lo descubráis!

¡Hasta mañana!

SIGUIENTE ETAPA. DÍA 2